Vitamina C y cáncer

El cáncer es el nombre que se le da a un conjunto de enfermedades  que lo que tienen en común es que las células de cuerpo empiezan a dividirse sin control y se expanden a los tejidos del derredor. El cáncer se puede dar en cualquier lugar del cuerpo ya que en todas las partes del cuerpo tenemos células, las células de los humanos crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que las vamos necesitando. La células viejas mueren y son reemplazadas por las nuevas.

Vitamina C y el cancer

El cáncer lo que hace es descontrolar este proceso, con el progreso de la enfermedad, las células se hacen cada vez más anormales y las viejas, en vez de morir, sobreviven y las células nuevas se forman cuando no el cuerpo no las necesita. La células se dividen sin para y se forman células llamadas tumores.

La relación entre la vitamina C y el cáncer la encontramos en investigaciones recientes como en investigaciones propuestas ya en la década de 1970 por el químico ganador del Premio Nobel Dr. Linus Pauling [1], que demuestran que las interacciones de la vitamina C con el metabolismo de la glucosa pueden hacer que sea útil como un posible agente contra el cáncer [2] o que la vitamina C ayuda a sobrevivir 4,2 veces más a los pacientes de cáncer terminal.

La vitamina C intravenosa es generalmente segura y bien tolerada en pacientes con cáncer [12]. El tratamiento con vitamina C intravenoso complementario, es capaz de reducir los efectos secundarios de la calidad de vida relacionados con la quimioterapia, en la progresión de la enfermedad y la tasa de supervivencia general [13].

Cáncer de mama. Tratamiento con vitamina C

El cáncer de mama es un tumor maligno que se origina en la glándula mamaria. Es el cáncer más frecuente en las mujeres y las causas pueden ser la edad, los antecedentes familiares, parto a edad avanzada, menopausia tardía o densidad del tejido de la mama entre otros factores externos como la vida sedentaria, el consumo de alcohol o la exposición a radiaciones.

Vitamina C y el cáncer de mama

Se puede afirmar categóricamente [5] que la ingesta de vitamina C no provoca cáncer, más bien todo lo contrario. El tratamiento con vitamina C [3] para el cáncer de mama puede ser beneficioso para las mujeres premenopáusicas con un historial familiar de este tipo de cáncer. Consumiendo un promedio de 205 mg/día de vitamina C de su dieta diaria, pueden tener un 63% menos riesgo de padecer cáncer de mama que aquellas que consuman un promedio de 70 mg/día o nada.

Un estudio realizado [4] en el Swedish Mammography Cohort a mujeres con sobrepeso que tomaron un promedio de 110 mg/día de vitamina C tuvieron un 39% menos riesgo de padecer cáncer de mama comparado con otras mujeres con sobrepeso que consumieron un promedio de 31 mg/día.

Cáncer de estómago supervivencia y tratamiento con vitamina C

El cáncer de estómago es una enfermedad en la que se forman estas células cancerosas en la capa mucosa del estómago y va extendiéndose hacia las capas externas a medida que avanza la enfermedad. La edad avanzada, la mala alimentación y las enfermedades estomacales afectan el riesgo de padecer de cáncer de estómago.

Hay muchas maneras de prevenir el cáncer de estómago y una de ellas es consumiendo alimentos que contienen vitamina C.  Estudios observacionales y estudios de laboratorio [6] indican que la vitamina C inhibe la formación de compuestos carcinógenos N-nitrosos en el estómago.  La bacteria Helicobacter Pylori es bien conocida como un potenciador del riesgo de padecer cáncer de estómago [7] y está asociada con un bajo contenido de vitamina C en las secreciones estomacales . La vitamina C puede ayudar [8] a erradicar  la bacteria Helicobacter pylori (H. pylori), como coadyuvante a la terapia estándar y reduciendo el riesgo de padecer cáncer de estómago.

Cáncer de colon causas y tratamiento con vitamina C

El colon es la primera parte del intestino grueso. El cáncer de colon es una enfermedad por la que se forman células cancerosas en los tejidos del colon. Las causas del cáncer de colon pueden ser múltiples como por ejemplo; tener antecedentes familiares en un pariente de primer grado, antecedentes personales de cáncer de colon, de recto o de ovario, antecedentes personales de pólipos colorrectales de 1 cm o más de tamaño, de colitis ulcerosa crónica o enfermedad de Crohn durante 8 años o más, fumar, beber en exceso o la obesidad o la edad avanzada entre otros.

Vitamina C y el cáncer de colon

Existen una revisión de 13 estudios comparando 676,141 participantes, que determinó que la vitamina C, tanto en la dieta como en suplementos, no provoca cáncer [9] sino que más bien lo contrario pues se ha demostrado que la vitamina C mata selectivamente a las células de cáncer colorrectal [10].

Linfoma no Hodgkin

El linfoma no hodgkiniano, también llamado linfoma no Hodgkin o LNH,​ es un tipo de cáncer que se crea en los linfocitos. Los linfocitos son un tipo de glóbulo blanco de la sangre. Se llama así para distinguirlo de la enfermedad de Hodgkin. Los síntomas del  linfoma no Hodgkin o LNH puede ser un bulto que no suele doler en los ganglios linfáticos superficiales del cuello, axila o ingle llamado adenopatía. La fiebre y sudores nocturnos sin motivo, el cansancio constante, al anorexia o los puntos de sangre pequeños llamados petequias son algunas de las advertencias de esta enfermedad.

Se ha demostrado que la dieta a base de ingesta de vitamina C y otros nutrientes como carotenoides, proantocianidinas, y manganeso puede prevenir el  linfoma no hodgkiniano gracias a sus actividades antioxidantes [11].

Título del spoiler