Importancia de la Vitamina C en el embarazo. Vitaminas para el cerebro de los bebés

Vitamina C en el embarazo

Durante el embarazo pueden aparecer afecciones, por ello todos los embarazos entrañan algunos riesgos y carencias como la diabetes gestacional, algunos problemas con la absorción de vitaminas solubles en grasa como las vitaminas A, D, E y K, pérdida de piezas dentales, pérdida de calcio, Preeclampsia que es hipertensión arterial y pérdida de proteínas en la orina, infección de orina o anemia entre otros.

Vitamina C en el embarazo

El déficit de hierro se ha declarado como la causa más frecuente de anemia en la gestación.  La absorción de hierro depende del tipo de alimento con que se tome y la interacción entre estos y la necesidad de hierro que tenga el cuerpo en ese momento y el mecanismo de funcionamiento del intestino. Se necesita, también, que los niveles de ciertas vitaminas como las A y C sean normales, ya que son importantes en su autorregulación [1].

En relación con la dieta, el hierro no hemo y el hemo son absorbidos por mecanismos distintos. El hierro no hemo son sales de hierro que se encuentran en los vegetales y productos lácteos, y representa la mayor parte de la ingesta de hierro en la dieta, en general, más de 85 %.  El hierro hemo procede, principalmente, de la hemoglobina y de la mioglobina de la carne, las aves y el pescado. La absorción del hierro no hemo depende en gran medida de su solubilidad en la parte alta del intestino delgado.

Pero la vitamina C ¿para que sirve en el embarazo? Pues hay distintos factores que potencian o inhiben la absorción del hierro no hemo. El potenciador de hierro mejor conocido es la vitamina C o ácido ascórbico [1], pues facilita la absorción de hierro a nivel gastrointestinal y permite una mayor movilización de este mineral desde los depósitos.  Durante el embarazo, a medida que los depósitos del metal van disminuyendo a lo largo de la gestación, la absorción de hierro se va haciendo progresivamente más eficaz [2].

Durante la gestación, el feto puede perder hasta el 40% [3] del ácido ascórbico o vitamina C del pulmón, hígado, riñón, cerebro [9] y partes del intestino delgado los primero días del embarazo. Desde entonces hasta el final del embarazo, el contenido de ácido ascórbico de los tejidos puede aumentar en un 30 a 60%. Es por eso que es tan importante mantener los niveles de vitamina C estables durante todo el embarazo [4]. Puedes consultar nuestra tabla de Ingesta Diaria Recomendada (IDR) de Vitamina C si quieres saber cual es la cantidad adecuada de vitamina C que debes tomar durante el embarazo.

Otro de los problemas que puede causar el embarazo es la pérdida de calcio. Durante el embarazo, el feto en desarrollo necesita calcio para el desarrollo de su corazón, nervios y músculos, tener huesos y dientes fuertes por eso lo coge de la madre. Se ha demostrado que la baja ingesta de vitamina C está relacionada con la pérdida ósea por tanto, se debe tomar vitamina C para los huesos del feto y del madre [8].

Vitamina C en bebés y niños

Los recién nacidos son particularmente susceptibles a la malnutrición y la falta de vitaminas debido a sus reservas limitadas de micronutrientes, sus sistemas de antioxidantes inmaduros y su crecimiento tan rápido. El agotamiento de la vitamina C [5] durante el desarrollo prenatal y postnatal puede provocar estrés oxidativo en el cerebro en desarrollo, deterioro del desarrollo neuronal y una disminución funcional de la memoria espacial y otros órganos [6]. Este daño puede llevar a efectos irreversibles en la función cerebral posterior. Hay estudios [7] que demuestran que la vitamina C puede luchar contra el estrés oxidativo activando un sistema antioxidante compensatorio.

Vitamina C para los bebes

El cerebro humano llega a su etapa final de desarrollo a los 25 años, a los 2 años, el cerebro de un niño es de aproximadamente 80% del su tamaño de una dulto. Por tanto, es de vital importancia la vitamina C para niños de dos años pues todavía debe llegar formar casi 1.000 billones de conexiones neuronales que se alcanzan a la edad de 3 años. A partir de los 11 años el cerebro comienza a deshacerse poco a poco de las conexiones innecesarias e ineficientes.

Es de vital importancia pues que los niños tomen vitamina C a través de los alimentos o a través de suplementos de vitamina C jarabe pediátrico si tienen problemas con la alimentación. Puedes consultar nuestra tabla de Ingesta Diaria Recomendada (IDR) de Vitamina C si quieres saber cual es la cantidad adecuada de vitamina C que deben tomar los niños de 1 a 3 años, 4 a 8 años y 9 a 13 años.

Referencias:

Referencias