La vitamina C previene enfermedades cardiovasculares

Enfermedad coronaria y Aterosclerosis

La enfermedad coronaria se caracteriza por la acumulación de placa dentro de las arterias que suministran sangre al corazón, esta enfermedad se llama aterosclerosis. Después de años de acumulación de placa y daño a las arterias, la enfermedad coronaria puede provocar un infarto de miocardio o ataque al corazón.

Vitamina C y el corazón

La vasodilatación, que es la función que cumplen los vasos sanguíneos al relajarse o dilatarse, es un problema en los pacientes con aterosclerosis. La incapacidad de los vasos sanguíneos de dilatarse lo suficiente puede provocar daños en el corazón cuando se produce un ataque al corazón o daños en el cerebro debido a un accidente cerebrovascular. Si los vasos sanguíneos no se pueden dilatar, la sangre no podrá fluir hacia las zonas afectadas por los ataques.

Numerosos estudios aleatorios [1], doble ciego, con placebo controlados han demostrado que el tratamiento con vitamina C puede mejorar la vasodilatación en pacientes con enfermedad coronaria, también en aquellos que han sufrido angina de pecho, insuficiencia cardiaca congestiva, diabetes, colesterol alto, y una presión sanguínea elevada [2][3][4]. Un estudio [6] que incluyó a 2000 personas de una comunidad Japonesa rural realizado durante 20 años concluyó que el riesgo de padecer un accidente cardiovascular en las personas con niveles altos de vitamina C en suero fue un 29% más bajo que en aquellas personas que tenían los niveles de vitamina C más bajo .

Se ha demostrado que tomando 500 mg de vitamina C o ácido ascórbico puede mejorar la vasodilatación en pacientes con aterosclerosis [3]. Con cambios en el estilo de vida, la alimentación, los medicamentos pertinentes y vitamina C es posible restablecer las presiones sanguíneas a la normalidad.

La vitamina C previene el Accidente cerebrovascular

Las apoplejías o accidentes cerebrovasculares se dividen en dos grupos, hemorrágicos o isquémicos. El accidente cerebrovascular hemorrágico o ictus ocurre cuando se rompe un vaso sanguíneo y sangra hacia a dentro del cerebro y el accidente cerebrovascular isquémico es el resultado de un insuficiente flujo sanguíneo a un área del cerebro, puede suceder cuando un vaso sanguíneo que irriga al cerebro se obstruye con un coágulo. El 80% de casos de accidente cerebrovascular son isquémicos y suelen suceder por problemas de arteriosclerosis [5].

Vitamina C para el cerebro

Se ha demostrado [7] que las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular en aquellos que consumen vegetales entre 6-7 días a la semana es 54% más bajo que en aquellos que consumen vegetales entre 0-2 días a la semana. Es difícil ver, en los estudios que se realizan con alimentos y no con suplementos, los efectos de la vitamina C de los efectos de otros componentes en frutas y vegetales, pero sabemos que por ejemplo el potasio, encontrado en altos niveles en plátanos, patatas, y otras frutas y verduras, es conocido por ser importante en la regulación de la presión sanguínea. Esto es motivo es más que suficiente para llevar una vida sana y basar nuestra dieta en la ingesta de frutas y verduras para reducir el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

Vitamina C para prevenir y tratar la Hipertensión

La hipertensión es el aumento de los niveles de presión arterial de forma continuada. El corazón ejerce presión sobre las arterias para que éstas conduzcan la sangre hacia los diferentes órganos del cuerpo humano, si el corazón encuentra resistencia responde aumentando su masa muscular, una hipertrofia de la ventrícula izquierda, para hacer frente a ese sobreesfuerzo.

Vitamina C para la hipertensión

—(falta una foto q no esta subida al drive “la vitam,ina c puede reducir la presion sanguinea en pacientes hipertensos…”)

La hipertensión puede provocar arteriosclerosis y producir infarto de miocardio o infarto cerebral. En el peor de los casos, la hipertensión arterial puede reblandecer las paredes de la aorta y provocar un aneurisma que es la dilatación de la misma o una rotura lo que causaría la muerte.

La vitamina C [8] puede reducir la presión sanguínea en pacientes hipertensos tomando una dosis promedio de 500 mg/día y una duración media de ocho semanas. La vitamina C, gracias a sus propiedades antioxidantes, es un gran promotor de óxido nítrico [9]. El óxido nítrico se encuentra muy presente en nuestro cuerpo, cumpliendo sobretodo funciones vasodilatadoras y neurotransmisoras. Se cree que este no es un mecanismo de acción único de la vitamina C sino que sucede también con otros antioxidantes potentes como la melatonina [10].

Referencias