Vitamina C para el resfriado común y el asma

Resfriado común

Linus Pauling popularizó la vitamina C como preventivo para el resfriado común [1][2][3], que la vitamina C podría tratar con éxito y prevenir el resfriado común. A día de hoy se ha demostrado que la vitamina C no logra reducir la frecuencia de los resfriados en la población común, pero si logra reducir duración de los resfriados, en un promedio en un 8% en adultos y en un 14% en niños. [4][5]. Cuando se toma después de la aparición de los síntomas del resfriado, la vitamina C no ayuda a acortar la duración del resfriado ni la gravedad de los síntomas.

También se ha demostrado que puede reducir a la mitad las probabilidades de padecer resfriado, tomando dosis que varían de 250 mg al día a 1g al día, en deportistas que practican deportes extremos como los maratonianos o los esquiadores de fondo o soldados expuestos a ejercicios físicos extremos y ambientes fríos [6].

Por lo tanto, el consumo regular de vitamina C en dosis de al menos 200 mg al día no reduce la frecuencia de los resfriados en general, pero pueden ser útiles en personas expuestas a ejercicio físico extremo, ambientes fríos, gente sin acceso a la fruta y verdura fresca, y personas como los ancianos y los fumadores crónicos [6].

Tomar complejos de vitamina C podría acortar la duración del resfriado y mejorar la gravedad de los síntomas en la población general, tal y como sucede con los alimentos que contienen vitamina C [6] pero está demostrado que no es beneficioso tomarlo cuando ya han empezado los síntomas del resfriado [6].

Podemos afirmar que la vitamina C es un aliado en la lucha contra los resfriados pues se ha demostrado que la vitamina C estimula la producción y la función de los glóbulos blancos o leucocitos, en gran medida los neutrófilos, linfocitos, y fagocitos. Esto quiere decir que la vitamina C, a través de sus funciones antioxidantes, protege a los leucocitos del daño oxidativo [7]. Los leucocitos fagocíticos también producen y liberan citoquinas, que son proteína sintetizada por células que afecta el comportamiento de otras células, incluyendo interferones, de los cuales se puede decir que tienen un comportamiento antiviral [8].

Vitamina C para el asma

La gente con asma tiene un problema de salud crónico o persistente en las vías respiratorias, las cuales tienden a inflamarse, estrecharse y obstruirse parcialmente con mucosidad. Existe un tipo de asma que es el asma inducida por el ejercicio, que presenta síntomas como respiración cortante, con pitos, opresión de pecho, tos y a veces falta de aliento prolongado. Una persona con asma inducido por el ejercicio puede tardar hasta una hora en recuperarse y volver a respirar con normalidad.

Vitamina C para el asma

Se compararon tres ensayos aleatorios controlados que estudiaron el efecto de la vitamina C en el asma inducido por el ejercicio [9]. Las pruebas se hicieron con 40 participantes asmáticos que recibieron o vitamina C diariamente durante 2 semanas o placebo antes de ejercitarse. Comparado con el placebo, la administración de vitamina C redujo significativamente la broncoconstricción inducida por el ejercicio en un 48%.

Referencias