Degeneración macular y Cataratas

Para entender bien cómo ayuda la vitamina C en la prevención de la degeneración macular y las cataratas primero hay que saber en qué consisten estas dos enfermedades. Tanto la degeneración macular como las cataratas aparecen con la edad. Es más común a partir de los 60 años de edad por la degeneración macular se denomina degeneración macular asociada con la edad (DMAE o DME).

Vitamina C y la salud ocularLa degeneración macular es un trastorno de los ojos que va destruyendo poco a poco la visión central y provoca la pérdida de visión y enfoque fino. La retina, que está situada en la parte de atrás del ojo, transforma la luz en imágenes invertidas que entran al ojo por señales nerviosas y el cerebro lo interpreta. La mácula, que es una parte de la retina, un punto amarillo en el centro de la retina. Tiene un alto contenido de dos pigmentos llamados luteína y zeaxantina y hace que la visión sea más nítida.

Las cataratas se producen por la degeneración y engrosamiento del cristalino [1]. El cristalino es un elemento del ojo que enfoca la luz  produciendo una clara, detallada imagen en la retina. A medida que no vamos haciendo mayores el cristalino puede engrosar, y perder flexibilidad. La edad y el daño oxidativo contribuyen a la formación de cataratas, se genera nubosidad u opacidad en el cristalino y quien lo sufre no puede enfocar las imágenes en la retina imágenes en la retina.

Se ha demostrado [2] que el incremento en la en la ingesta diaria o tomando suplementos de vitamina C  o un incremento en la concentración de vitamina C en la sangre [3] se ha asociado con la disminución del riesgo de padecer cataratas y degeneración macular. Por otro lado si tenemos niveles bajos de vitamina C estaremos más expuestos a padecer estas dos enfermedades [1].

Vitamina C para las enfermedades ocularesPero ¿qué cantidad de vitamina C hay que tomar para prevenir la degeneración macular y las cataratas? Pues en general, haciendo una media de varios estudios, se estima que habría que tomar una cantidad de 300 mg diarios para prevenir estas enfermedades [4]. Los suplementos antioxidantes como la vitamina C y E pueden frenar el desarrollo de la enfermedad cuando es debido a la edad [5].

 

Referencias